Páginas

lunes, 3 de febrero de 2020

AMIGA, MÁS VALE TARDE QUE NUNCA


Mis padres no eran precisamente fans de comprar ordenadores y menos aún usarlos para videojuegos. En su época compraron a mi hermana un commodore 64 (la primera versión) y en aquel momento empezaron a entrar juegos tanto grabados como originales para el ordenador en versión cinta. En aquella época jugábamos todos con él porque era la novedad e incluso mi padre al que se le daba muy bien jugar al Pac Man. Más tarde me compraron mi propio C64 esta vez la segunda versión (el C64c) de estética más estilizada. Usé el C64 durante bastantes años y siempre fue una máquina para juegos. Más tarde mis padres me compraron un PC "para estudiar" con el que lógicamente hice mis pinitos también con videojuegos aunque no les hiciera ninguna gracia.



Mis C64, aunque solo funciona el C64C de arriba, que ya es de por sí un reemplazo
La aparición de los ordenadores de 16 bits supuso un salto en calidad de los juegos muy grande, probablemente uno de los mayores saltos que recuerdo. La diferencia entre un juego de 8 y 16 bits podía llegar a ser muy destacable. Todos los que teníamos ordenadores de 8 bits babeamos por un Atari ST o un Amiga, aunque eso no quita que algunas versiones de 8 bits podían ser mejores que los de 16 en jugabilidad y fluidez pese a ser inferiores técnicamente tal como muestra ESTE vídeo comparativo de juegos que en C64 se juegan mejor que en Amiga. Aunque lógicamente eso no es la normal general.

Muchos pudieron dar el salto a los 16 bits y otros como yo....no. Mis padres no veían necesario en ese momento adquirir otro ordenador para jugar y menos aún a ese coste. El Amiga llegó a tener un precio atractivo durante la parte final de su vida comercial, pero durante la mayor parte del tiempo no fue precisamente lo que se dice barato.  Además yo estudiaba y no querían que me distrajera con videojuegos que veían como algo peligroso que me podía despistar de mis obligaciones como estudiante. Y evidentemente yo no me lo podía permitir porque no trabajaba como para tener ingresos y poder comprarlo. En aquella época el precio del Amiga era cercano por no decir igual a un sueldo de un trabajador normal y corriente

Uno de los anuncios más típicos del Amiga 500
de la época
Afortunadamente pude adquirir más tarde una Sega Megadrive con un sueldo de trabajo en agosto, como una alternativa más barata que un Amiga que seguía siendo considerablemente más caro (aunque después podías ahorrar una fortuna en juegos.....). Evidentemente la Mega Drive es una consola de 16 bits legendaria y disfruté de juegos espectaculares, pero siempre me quedó la espinita de tener un Commodore Amiga y por desgracia ya era demasiado tarde.

El Amiga es un ordenador que estaba adelantando a su tiempo. Sus capacidades gráficas, sonoras y para animación resultaron sorprendentes y su sistema operativo, el Workbench, permitía por primera vez multitarea real. La calidad de los juegos que se fueron lanzando llegó hasta limites insospechados en la época, lo que llamó la atención de los aficionados.

Pude disfrutar del Amiga gracias a un amigo que lo tenia, por lo que pude deleitarme con aquellas intros y aquellos juegos que me dejaban boquiabierto por sus gráficos y sonido. Esto último era increíble, aún hoy sorprende la música y los efectos de sonido que el Amiga puede generar.

La Mega Drive es una gran consola pero no despunta en el tema sonoro razón por lo que algunas conversiones de Amiga para Mega Drive resultaron pobres en este sentido lo cual sucede en juegos como Shadow of the Beast o Battle Squadron (de éste último podéis leer ESTE artículo) donde además gráficamente las de Amiga son mejores (al fin y al cabo son juegos que se programaron para sacar jugo de las capacidades gráficas y sonoras del ordenador de Commodore). Llegué a adquirir estas versiones para la consola de SEGA para poder quitarme un poco la espinita de no tener el Amiga, pero tengo que reconocer que esos ports para Mega Drive me decepcionaron enormemente.

Aunque el Amiga 500 podía mostrar como normal general sólo 32 colores simultáneos en pantalla su paleta de colores era de 4096 por lo que en la práctica el hecho de poder elegir entre una variedad tan amplia permitía composiciones cromáticas atractivas y vistosas. Era posible usar hasta 64 colores en un modo llamado EHB aunque atenuando el brillo de los colores a la mitad, era un truco para permitirlo pero que en la práctica realmente seguía siendo un registro de 32 colores. Lo importante es que el resultado era mejor en este modo porque se aprovechaban los colores atenuados para usarlos en sombras y degradados. Por esa razón algunos juegos podían llegar a mostrarse más atractivos que sus versiones de Mega Drive porque esta última pese a poder mostrar 64 colores simultáneos reales, sólo pueden ser elegidos de una limitada paleta de 512 lo cual da el aspecto característico con colores un poco "apagados" a los juegos de Mega Drive.

Pantalla de carga estática de Agony con 45 colores simultáneos
La inmensa mayoría de juegos de Amiga funcionan a 50hz porque el catálogo es principalmente PAL pese a tratarse de un ordenador americano porque el éxito de este ordenador en Europa fue arrollador, razón por la que la mayor parte del catálogo sea europeo y por tanto de este formato. Eso no significa que los juegos a 50hz sean"lentos", se sienten fluidos y a la velocidad que toca ya que fueron programados originariamente en este formato de vídeo, no se trata de versiones a 60 convertidas a 50 que solía ser lo habitual en consolas de 16 bits, sino programadas íntegramente y desde el principio bajo las especificaciones del formato PAL lo cual permitía resoluciones también más elevadas. Existe la posibilidad de forzar los juegos a 60, pero pueden sentirse anormalmente rápidos o desfasarse el sonido, que suele estar sincronizado con la frecuencia vertical.

Más vale tarde que nunca, y he adquirido un Amiga 600 con 2 mb de ram, disco duro y disquetera virtual tipo gotek gracias a mi amigo Pep Alacant que me lo ha cedido a un precio más que justo.

Yo recuerdo con cariño sobretodo el Amiga 500 pero dado el espacio del que dispongo el Amiga 600 y su tamaño más contenido me resulta más cómodo aunque dentro de la historia de Commodore con sus Amiga el modelo 600 fue bastante ignorado y un fiasco en ventas. Es como un Amiga 500+ que incorporaba de serie 1mb de ram y el chipset gráfico mejorado ECS pero más pequeño y estilizado y con la opción de instalar un disco duro, también tiene algún puerto de expansión adicional.

Amiga 600 cedido por Pep Alacant
Hubiera sido genial que fuera un Amiga 1200 que incorpora el chipset gráfico AGA para el que hay algunos juegos exclusivos, pero dado el tamaño del catálogo de juegos para el chipset normal OCS/ECS creo que es más que suficiente. Los juegos que más recuerdo con nostalgia funcionaban en un Amiga 500 normal o como mucho con la expansión de 512 kb de RAM resultando en 1 mb de ram total.

Amiga 600 con caja y cables
Tener un Amiga actualmente pierde gran parte de la gracia porque ya se ha perdido la capacidad de impactar y sorprender que tuvo en la época y envidio a los que pudieron disfrutarlo a fondo en su momento. En cierta forma ocurre como Neo Geo que pese a ser un espectacular sistema 2D aún hoy para el que se siguen sacando juegos, es evidente que disfrutarlo cuando se lanzó fue un privilegio y algo irrepetible para los pocos que se lo pudieron permitir.  El Amiga tampoco estaba tan extendido como cabía esperar porque su precio también era alto, pero el hecho de ser un ordenador que se podía usar para otras funciones y el bajo precio de los juegos justificaba en parte la inversión, mientras que la Neo Geo era una consola estricta con juegos en cartucho de precio disparatado.

Actualmente los juegos siguen siendo fantásticos a todos los niveles y poco tienen que envidiar (por no decir que muchos superan) a muchos juegos indies pixel art que salen en la actualidad. Conseguir un Amiga puede ser relativamente barato aunque también muy caro  (depende del modelo, estado, complementos,etc). Hay juegos de todos los géneros y de muy buena calidad.

Agony
El catálogo del Amiga es enorme y no resulta complicado hacerse con recopilaciones de imágenes en formato ADF de todo el catálogo, lo que implica miles de juegos que explorar.
Los juegos que recuerdo forman  parte de los más legendarios del ordenador como Speedball 2, Shadow of the Beast, Battle Squadron, Lotus sprit, Blood Money, Agony, another world, Xenon 2.....hay tantos juegos buenos que es complicado mencionarlos todos aquí aunque también cabe reconocer que también hay juegos malos (inevitable y que ocurre en todas las plataformas) y que las conversiones de juegos arcade nunca fueron el fuerte del Amiga aunque las hay muy meritorias, en alguno casos concretos cercanas al pixel perfect.

Speed ball 2
Se hicieron muchísimos juegos para Amiga en parte por el éxito del ordenador que hizo que hubiera un parque enorme de usuarios sobretodo europeos, pero también el hecho de que no era necesario pagar licencia a Commodore para programar para él, lo que hizo que hubiera juegos hasta debajo de las piedras.

Por desgracia la piratería hacia estragos y era muy fácil duplicar juegos en disquetes de 3.5 con utilidades como X-Copy aunque el éxito de los juegos originales fue suficiente para que la mayoría de las empresas de videojuegos sobrevivieran sobradamente y no pararan de lanzar títulos de calidad.


Sin embargo el coleccionismo de originales en estos tiempos es complicado debido al fácil deterioro de los disquetes de 3,5. Ese tipo de formato magnético tiene tendencia a fallar más que los cartuchos o los CDS por lo que no resulta muy atractivo comprarlos y que después el ordenador no los lea correctamente (también las disqueteras pueden fallar con facilidad). Tenia claro que en caso de comprar un Amiga renunciaría al coleccionismo de juegos originales para decantarme por una disquetera virtual para ejecutar archivos ADF (el usado para las imágenes de disquetes) a través de un pendrive USB en este caso.

Disquetera virtual USB
Es posible que posteriormente instale FAST RAM al Amiga, lo cual permite junto con la instalada en chip volcar juegos completos en RAM desde el disco duro gracias a la utilidad WHDLOAD, evitando cargas de imágenes de disquetes. Eso implica tener versiones instalables en disco duro de los juegos que están preparados para el uso con esa utilidad. Pero dado el uso esporádico para juegos que le voy a dar no creo que sea un drama intercambiar el archivo ADF en la disquetera gotek cuando sea necesario y tener un poco de paciencia en la carga, ya que pese a ser en formato de archivos ADF, los disquetes virtuales no se cargan más rápido que los disquetes reales.

Módulo de 4 mb de fast ram que se instalan encima del procesador
del Amiga 600
Lo que descarto es instalar una tarjeta aceleradora Vampire basadas en FPGA, pese a aumentar exponencialmente la potencia del ordenador hasta niveles insospechados manteniendo la compatibilidad, en la práctica no voy a dar uso a esa potencia adicional, las capacidades que añade al Amiga están muy bien pero teniendo un PC relativamente potente no veo ventajas a gastar los 300 euros de una tarjeta Vampire (la más barata) y esperar a que la tengan lista ya que se fabrican a demanda.
Estas tarjetas realizan implementaciones de modelos de Motorola 68000 mucho más potentes y avanzados, incluso más potentes que el 68060 a nada menos que 100 mhz cuando de origen el Amiga 500 o 600 montan un 68000 normal  a 7.09 mhz. También añaden una cantidad ingente de memoria adicional, 128 mb de RAM por lo general, lo cual es una cantidad desmesurada para un Amiga.

Tarjeta Vampire 600 V2

Estar tarjetas están pensadas para gente muy entusiasta del Amiga que desean usar su ordenador para el máximo número de funcionalidades posibles para no renunciar a él, pero a nivel de juegos, incluso los nuevos desarrollos actuales no se realizan pensando en este tipo de tarjetas de expansión ya que su presencia es muy testimonial entre los poseedores de un Amiga. Mi interés en este ordenador es exclusivamente los videojuegos que viví en la época y explorar otros juegos de aquellos tiempos, por lo que hacer ampliaciones de este nivel al ordenador me parece ya innecesario, y en cierta forma una forma de "pervertir" el hardware y convertirlo en algo que nunca ha sido.

Y no quiero ir mucho más allá, los Amiga 3000 o 4000 no los llegué a probar ni ver nunca, mis recuerdos de Amiga no van más allá de ver un 2000 en una tienda en una ocasión. El 600 no lo llegué a ver jamás, así que todos mis recuerdos como muchos aficionados, no pasan del Amiga 500 o del 500+ que a fin y al cabo fue el más exitoso y el que tenia el precio más "accesible" para la gente de a pie.

Realmente había en parte olvidado la idea de comprar un Amiga aunque nunca desaparecieron del todo las ganas de hacerme con uno. Gracias a que el amigo Pep Alacant me ha cedido su A600 completo y listo para usar, me he animado a adquirirlo. De lo contrario seguiría sin tenerlo ya que no me apetecía comprarlo a algún desconocido y después tener que instalarle cosas. Me apetecía uno ya preparado con ampliación de ram y la disquetera virtual instalada y así ha sido, viniendo de alguien de confianza como Pep la decisión fue tomada sin pensarlo mucho.

Pero como ya sabréis, existen opciones de sobras para jugar juegos de Amiga con emuladores como Winuae, o a través de FPGA que implica replicar el funcionamiento real del ordenador y por lo tanto no es emulación. Ésta última opción es muy interesante, pero me apetecía tener hardware original en este caso, es decir, quería palpar y tener un auténtico ordenador Amiga, aunque fuera el injustamente menospreciado A600.

Recordar Amiga es recordar demos y juegos. Las demos eran muy habituales y una forma de mostrar las capacidades gráficas y sonoras del ordenador. Aun hoy siguen existiendo una importante scene tanto para juegos como para demos. No se ha dejado de programar nunca para el Amiga.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Atari ST era la competencia del Comodore Amiga, pero no tuvo tanto éxito en USA como el Amiga; tuvo más éxito esta máquina en Europa. Pero no se por qué. Después desarrollaron el prototipo del Atari Falcon 030 y 040 Microbox, que no llegaron a comercializarse. En 1993 ambos proyectos fueron cancelados ya que, dada su delicada situación económica, Atari decidió abandonar la fabricación de ordenadores para centrarse en el mercado de las consolas con la Atari Jaguar, jugada que no les salió demasiado bien porque su nueva consola se convertiría en un gran fracaso comercial. Segun explican en otakufreak. https://www.otakufreaks.com/curiosidades-38-el-diseno-de-playstation-2-esta-basado-en-el-de-atari-falcon-030-microbox/

De la época de los microordenadores, recuerdo que había chicos en solitario, en parejas, como unos hermanos que desarrollaron el juego Robin Hood para ordenador o un tal Mandfred, que creo Turrican para PC. Personas que desarrollaban juegos para estos sistemas; cuado no era necesario un equipo de desarrollo grande, un presupuesto alto, y quizás había más imaginación que ahora (lomismo que en el cine de los años 1980s, comparado con el actual). Manué, quizás te guste un reportaje sobre un desarrollador indie Locomalito, que he visto en Vandal hoy, titulado " Locomalito: diseñador gráfico de día, desarrollador indie de noche" https://vandal.elespanol.com/noticia/1350731577/locomalito-disenador-grafico-de-dia-desarrollador-indie-de-noche/

En mi casa, vendimos la Atari 1200 y el excalectric, para comprarle a mi hermano mayor, un ordenador Comodore 64, que tenia mejores gráficos que la consola de Atari, pero era una máquina más complicada de manejar para un niño de 10, 12 años; asi que le di la espalda a los videojuegos en casa y regrese a las maquetas, legos y tentes (eso si, monté mi primera maqueta con 14 años, toda llena de pegamento,pero era la primera que yo era capaz de hacer). los juegos cargaban en cintas de casetes, tardaban una eternidad - pasabas más tiempo cargando que jugando-, la mayoria eran piratas, por lo qque tenias que buscarle la vuelta a un tornillo, con el que habia sido copiado la cinta, para que cargara el juego. Era una época en que los videojuegos eran muy adictivos,difíciles, y más imaginativos que los que se hacen hoy en día. Además, no requerian de inversiones tan elevadas como los que se hacen hoy, y podian programarlos 1 o 2 personas.

La razón por la que mis padres se decidieron a comprarnos la consola, era por que no veian bien que fuésemos a los salones recreativos, y por que insistimos en ello. La disquetera para el Commodore 64, a principios de la decada de 1980, costaba tanto como el propio ordenador. Para finales de la década, ya se vendían microordenadores con disquetera en el diseño de la máquina, como el Spectrum 128 K, que se compró un compañero de clase. El último juego que programó mi hermano mayor, que venia en una revista de Commodore, a punto de terminar y de ponerlo en marcha, se nos fue la lu en casa, y todo el trabajo de horas escribiendo ese galimatias informático, que sólo era capaz de entender la máquina, se perdió, pues no habia disco duro en el ordenador. No queriendo copiar más juegos de la revista al ordenador.
Mi hermano se encerraba en su cuarto y pasaba toda la tarde y gran parte de la noche, con los juegos, descuidando sus estudios en el Bachillerato, repitiendo 3 veces 1º de BUP. Como consecuencia de ello, en casa se demoniaron los ordenadores y videoconsolas después.
A mi hermano pequeño, le compraron la Megadrive, en 1995, cuando ya estaba en la calle, la Sega Saturno de 32 bits, y ya no se hacian videojuegos, para la 16 Bits.
El internet llegó a casa en el 2002, ya con el ADSL y la tarifa plana; para no tener ue ir el hermano pequeño a la universidad,en autobus, para ver las notas del cuatrimestre, y poder verlas desde casa (le sentaba mal ir en autobus, y prefería ir en bicicleta desde las afueras de la ciudad). Le costó mucho convencer a mi padre, de la utilidad de tener internet en casa.