Páginas

sábado, 18 de abril de 2020

LOS ACCESORIOS MODERNOS PARA COMMODORE 64 y un repaso de los clásicos

Soy uno de esos nostálgicos que se resisten a abandonar sus ordenadores de la infancia.  Creo que existe una gran corriente de este tipo entre los que vivimos la época de la década de los 80 y 90, que nos ha llevado a recuperar esos microordenadores que marcaron toda una generación de aficionados y apasionados a los videojuegos. Muchos lo consideran agua pasada pese a mantener su afición, pero también los hay (entre los que me incluyo) que quieren conservar esos ordenadores retro funcionales, seguir jugando con ellos tanto con juegos de la época, rememorando momentos irrepetibles, como con nuevos juegos desarrollados ahora para estas máquinas, por parte de los "retrodesarrolladores" actuales.


Cada uno de nosotros tiene su historia personal en relación con estos ordenadores, dependiendo siempre claro está, de la máquina que te marcó en su momento en la época infantil. Eso ha desembocado en corrientes de fans del Spectrum (sin duda de las más importantes en España debido al éxito del ordenador), así como de Amstrad, MSX y Commodore. Aunque también hay aficionados que los descubren ahora y se hacen con ellos pese a no haberlos disfrutado en la época.

En mi caso fueron el C64 y el Amiga, pero eso no implica que no me sienta atraído por otros ordenadores retro. Se trata ya más de una cuestión organizativa: no dispongo de tanto espacio como para dedicarme a la compra de microordenadores de 8 y 16 bits.  Ello me llevaría a la tesitura de saber qué dejo y no dejo conectado cada vez. Y dado que no soy de estar conectando y desconectando, lo que acabaría pasando es que probablemente la mayoría se quedarían guardados, pasando a convertirse en algo así como en un coleccionismo "de estantería" de microordenadores. Algo perfectamente respetable y que muchos aficionados hacen, pero en lo que yo personalmente prefiero no entrar.
Creo que es mejor idea decantarse por uno o dos sistemas para no provocar el caos, al menos en mi caso, especialmente teniendo en cuenta que también estoy en el mundo de las consolas retro donde me llama más el coleccionismo puro y duro del tipo comprar y almacenar. En mi caso no veo estos microordenadores desde ese punto de vista, sino más bien son un doble ejercicio de redescubrimiento de los sistemas en cuestión, y por supuesto de nostalgia.

C64

c64c
Ya dediqué un artículo sobre la recuperación de mi commodore 64 en ESTA entrada en el año 2012. Supongo que sabréis (o mejor preferís no pensar en ello) que muchos ordenadores y consolas retro han acabado en la basura por estar desfasados, mucho antes de que se produjera este auge desmesurado de todo lo retro. Hay historias para no dormir, de consolas, ordenadores y juegos que han acabado en el vertedero funcionando perfectamente, y casi lo sufro en mis propias carnes.

Pude recuperar los C64 de casa de mis padres, pero como ya comentaba en aquél artículo en mi caso realmente no funcionaban al encenderlos, ni el C64 "panera", en el que se inspira los C64 Maxi y mini modernos,  ni el C64C la versión rediseñada, o más bien se encendían pero no mostraban absolutamente nada en la pantalla.
Esto viene a demostrar que el hardware retro se puede estropear por el simple hecho de estar apagado y guardado durante años. En mi caso durante décadas.
En cierta forma se podría decir que al encenderlos se acabaron de estropear, tuvieron una vida limitada porque inicialmente funcionaban, pero al poco tiempo dejaron de hacerlo. La conclusión de todo esto es clara: es mejor mantener funcionales estos ordenadores, aunque sea de forma esporádica. Se demuestra que los componentes se degradan con el tiempo por muy protegidos que los tengas, incluso aunque se trate de hardware precintado. Parece siempre más recomendable darles uso que tenerlos apagados y almacenados por puro coleccionismo.

COMPRANDO UN C64

Comprar un C64 en la actualidad incluso con caja en mejor o peor estado resulta fácil y no demasiado caro. Evidentemente, puedes comprarlos sueltos, tanto la primera versión como la segunda, pero ésta opción sólo tiene sentido si tienes previamente componentes como la fuente de alimentación, un lector de cassette o de disco. Si la idea es comprarlo porque deseas tener uno de nuevo o porque simplemente quieres descubrir este ordenador por primera vez, siempre es mejor adquirirlo completo y con caja. No vas a ahorrar mucho por el hecho de comprarlo sin caja, y además a nivel coleccionista y/o nostálgico, siempre es más romántico y mejor valorado tenerlo completo ( y dicho sea de paso, la premisa de "mejor con caja y completo" es aplicable a toda esta locura de lo retro).
Otro tema más peliagudo es el estado de la caja, dado que estos ordenadores tienen varias décadas, es complicado ver una caja en perfecto estado, por lo que es más realista conformarse con cajas que estén aceptables. Aun así algunas cajas están muy bien conservadas para los años transcurridos.

En mi caso hubiera estado bien, pero dado que mantenía la mayoría de periféricos del ordenador (casette, joystick, fuente de alimentación) lo más interesante era adquirir el ordenador suelto, aunque viéndolo en perspectiva y con los precios que se manejan, hubiera estado bien comprar uno completo. Quizás más adelante, ya que adquirir uno en caja en mi caso implica más espacio para un ordenador que además tendría dos veces, por lo que quedaría guardado de nuevo repitiendo el potencial problema de conservar pero no usar.

CABLES DE VÍDEO PARA EL C64

En la época casi todos jugábamos con un cable de antena, sin duda la peor opción posible. Tenía el cable disponible, y podía haberlo usado, pero tampoco es necesario llevar esto de la nostalgia a extremos absurdos intentado reproducir la pésima calidad de imagen cuando hay mejores opciones.

Un cable recomendable es el que incorpora compuesto y
Svideo a la vez
Con el commodore 64 se puede obtener una calidad de video superior a la de la antena fácilmente comprando cables específicos, baratos y fáciles de encontrar.
Se debe tener claro que el commodore 64 no puede sacar nunca señal RGB. Las únicas dos señales de vídeo que admite el C64 de salida y que son mejores que la antena son el vídeo compuesto (jack amarillo junto con el rojo y blanco para el audio) y SVIDEO. Por tanto, en el caso de querer usar el C64 con un televisor de tubo, siempre será mejor si es posible conectar por svideo, que es mejor que el compuesto por lo que en caso de disponer de esta entrada es recomendable comprar el cable para esta conexión.

Da todas formas algunos disponen de doble salida de vídeo e incorporan compuesto y svideo en el mismo cable, lo que nos posibilita conectarlo de las dos formas dependiendo de la situación. Es recomendable hacerse con un cable de este tipo ya que si en el futuro cambian nuestras circunstancias y tenemos que cambiar el tipo de conexión de vídeo, nos aseguramos de que seguirnos teniendo la posibilidad de conectar el C64 sin tener que adquirir un cable adicional. Eso lo digo ahora, pero yo adquirí un cable de video compuesto sencillo sin conector svideo.....
Adaptador para habilitar salidas de video y audio desde el conector
de vídeo del C64, también entrada de audio, útil para componer
con el SID, al menos en teoría.

Existen incluso pequeñas cajas de conexión y conectada a la salida de video del C64 habilita estas conexiones e incluso algunas más como el falso audio estéreo, que duplica la señal mono del C64 (recordemos que el C64 no tiene sonido estéreo) aunque eso también se podría conseguir sacando la señal desde el televisor hasta un amplificador. También habilita una entrada de audio, imagino que puede ser útil si se quiere componer música con el SID del C64 (vamos, con el procesador del sonido).

En el caso de querer conectar el C64 a un reescalador, el vídeo compuesto y svideo son por tanto la única opción, y el framemeister el único de calidad que lo permite al disponer de este tipo de conexiones de entrada. Al no disponer el C64 de salida RGB no se puede utilizar con el OSSC.


USO DE MANDOS EN EL C64


Cuando recuperé el C64 tenía un joystick que seguía funcionado de la época, un Quickshot. Son fáciles de encontrar.  Pero en estos tiempos me ha resultado un mando realmente incómodo e impreciso. Muchos mandos de la época no disponían de microinterruptores, como es el caso del mencionado Quickshot, que sigue funcionando pero que proporciona un tacto cuanto menos extraño, especialmente cuando has jugado previamente con arcade sticks modernos de calidad tipo Hori, por ejemplo.

La primera opción que barajé fue comprar un mando de calidad de los de la época, y recordé los Telemach 200 como una opción interesante, y adquirí uno de los reeditados recientemente por factory arcade, con mando y botones de industrias lorenzo.

Telemach 200
La reedición del Telemach 200 se podría considerar como perfecta, con botones de calidad y microswitches. Pero resultó que no era para mi. Palanca excesivamente dura para mi gusto, poco peso del mando por lo que lo desplazas con facilidad al mover la palanca, las ventosas simplemente no actúan por lo que el mando definitivamente no quedaba adecuadamente estabilizado sobre la mesa. Sobre las piernas se puede escurrir con facilidad. Así que el Telemach 200 pese a ser un mando legendario no estaba hecho para mi. Quizás las primeras versiones de la época, más pesadas porque no eran de plástico hubieran dado mejor resultado, pero preferí no insistir con ellos.

Desde luego, a menos que quieras una experiencia nostálgica absoluta pasando por alto los pormenores de los mandos clásicos y por tanto comprando en Ebay y otras webs algún mando de su época (de los cuales hay para aburrir, ya que son todos aquellos que cumplan la norma Atari, incluso los propios de la consola Atari 2600), lo más razonable es intentar usar mandos lo más modernos posibles y con los que nos sintamos cómodos, compatibilizándolos con el estándar DB9 de Atari mediante el uso de adaptadores.

Los mandos de Mega Drive y el consiguiente arcade stick, son teóricamente conectables al C64 al disponer de la misma conexión DB9. Podrías por tanto, conectar esos mandos y usarlos, y  de hecho funcionan. Incluso lo hacen los nuevos mandos de Megadrive inhalámbricos de fabricación reciente como los de la marca 8bitdo (https://www.8bitdo.com/m30-2-4g/.

Conversor de pinout para usar mandos de Mega Drive en C64
con seguridad (y de paso con alguna opción interesante más)
Pero es necesario recordar que el pinout de los mandos de Mega Drive no respeta al 100% la norma Atari usada por los joysticks del C64 aunque la clavija entre al ser un DB9 también.

El pinout del mando de Mega Drive es diferente a nivel de corriente, usando un pin diferente para ello (el pin 5 en vez del 7 de Atari),  y proporciona dicha corriente de forma más repetida y constante, cuando en la norma Atari se usa bastante la toma de tierra (cada vez que se pulsa un botón, cosa que no ocurre en el DB9 de Mega Drive). Al final todo se resume en que, en el peor de los casos y si tienes mala suerte, te puedes acabar cargando el conector de mandos del C64 por sobrecarga eléctrica.

Para evitar esto, se debe conseguir un conversor de pines que se coloca entre el C64 y el mando de megadrive. Existen incluso versiones encapsuladas con carcasas impresas en 3D. Además, suelen tener switches para cambiar las funciones, una de las más útiles es la posibilidad de asociar el salto hacia arriba del control digital a un botón, permitiendo la existencia de un botón de salto en los juegos con plataformas.

Adaptador para mandos bluetooth de Ricardo Quesada
Una de las opciones más sorprendentes, y que demuestra la gran cantidad de desarrollos de hardware existente para los ordenadores clásicos, es el adaptador bluetooth con el que es posible usar mandos inhalábricos de consolas modernas. En este caso, sería necesario el que usa la norma DB9 de Atari, lo que permite su uso con el C64 en este caso. Se trata de un desarrollo nacional de Ricardo Quesada. Quizás lo malo, debido a la complejidad del proyecto, es que puede resultar una solución cara por el simple hecho de querer usar un mando de Xbox One o PS4 inahalámbricos, por poner dos ejemplos, con el C64. A menos que queráis a todas costa usar mandos sin cables y/o estáis muy acostumbrados a usar alguno de esos mandos para todo, quizás no sea la opción predilecta, al menos de entrada.

La opción elegida en mi caso, es el uso del llamado Cyclone RX de KMTech. La idea es similar al anterior, pero con cable. En este caso, este adaptador permite el uso de mandos de Playstation 1 y 2 con el Commodore 64, en mi caso comprado realmente para Amiga, pero funciona exactamente igual en Commodore 64.

La idea en este caso no era usar necesariamente los dualshock de Playstation, sino el arcade stick que tengo para esta consola. Este adaptador, a parte habilita también en el botón R2 el botón de salto, que en realidad es duplicar la acción de saltar hacia arriba del control de dirección.

JUEGOS DE C64 ORIGINALES

Cartucho
A la hora de jugar con el C64 con juegos originales, existen tres formatos posibles, con una velocidad de carga de los juegos variable, al igual que los precios que son directamente proporcionales a esa velocidad.

Existen juegos en formato cartucho, lo cual es infrecuente ya que solían ser muy caros. Los juegos se ejecutan de forma instantánea, de igual forma que cualquier otro juego de consola en este formato. Pero el precio absurdamente alto comparado con los otros formatos los hacía poco accesibles y no compensaba esa inmediatez que proporcionaban. No siempre 1 juego equivalía a un cartucho, en ocasiones se vendían cartuchos que incorporaban varios juegos en su interior.

 Actualmente es posible adquirir ciertos juegos en este formato, pero a menos que estemos muy metidos en el coleccionismo de juegos originales en cartucho aun hoy salen caros si nuestra intención es tener varios.

El formato disquete 51/4, infrecuente en España también pero bastante extendido en otros países , debido al alto coste de las unidades de disco, nada baratas y la rareza de ver juegos en este formato. Los juegos son más baratos que los cartuchos, pero tardan más en cargar en memoria. Y por último el formato cinta, lo más extendido por su bajo precio de fabricación y compra por parte de los usuarios.
Disquetera 1541 para discos flexibles de 5 1/4

Evidentemente según el formato elegido necesitaremos el accesorio correspondiente para poderlos cargar, a excepción de los cartuchos para los que ya existe un conector en el C64.

En el caso del cassette, el lector correspondiente, que sorprendentemente aún se pueden conseguir incluso nuevos. Es el sistema de carga más lento y farragoso, además de que falla con relativa facilidad,. a veces por desajustes del Azimuth. Habría que intentar evitar este formato, a menos que tengamos una colección de juegos en cinta que queramos cargar a toda costa, o queramos coleccionar este formato y queramos probar los juegos. O si somos de esos retrojugadores radicales que quieren la experiencia genuina a toda cosa, aunque eso conlleve esperar un buen rato a que se carguen.

Unidad de casette
Los juegos en disquetes de 5 1/4 son muy comunes en otros países, e implica la adquisición de la disquetera externa para commodore 64, el modelo 1541, de precio altísimo en la época. Aun hoy puede salir algo cara. Sólo tiene sentido si tenemos juegos o utilidades en este formato, o si tenemos la intención de adquirirlos. Las disquetera carga los discos considerablemente más rápido que las cintas, pero aun así no era una oda a la velocidad. Es recomendable combinar la unidad con el uso de un cartucho de tipo Fast Loader, que quintuplica la velocidad de lectura y grabación. Uno de los más famosos es el Epyx Fastload pero existen otros como el "Explode" o "Match 128" por mencionar dos de ellos más.

Evidentemente, mis juegos originales y grabados de C64 están en formato cinta debido a la inaccesibilidad de precios de los juegos de cartucho y de la unidad de disco externa original en su época..

CARGANDO JUEGOS EN FORMATO ARCHIVO

Lo más verátil y cómodo en un C64 es cargar los juegos usando archivos, desde emuladores de disquetera, de cinta o cargándolos en cartuchos tipo flash como el easyflash 3.

Emulador de cinta

Un emulador de cinta es un dispositivo que conectado a la entrada de cassette del C64 simula el funcionamiento del mismo, haciendo creer al ordenador que hay un lector de cintas conectado. Puede ser de tres tipos, los basados en el uso de archivos de audio, habitualmente MP3, los basados en arduino, (el llamado "tapuino") y también existen los llamados Tapecarts.

Emulador de cinta conectado por cable minijack a un móvil
desde donde se carga el juego en formato audio. Muy curioso.
- En la modalidad de archivos de audio, el emulador de cinta, una vez conectado al puerto del cassette del commodore 64, debe ser conectado por bluetooth a un teléfono móvil, desde donde se cargan los juegos en formato MP3 generalmente. También es posible conectar el móvil con un cable con conector minijack en los dos extremos, un extremo al emulador de casette y por el otro al móvil. Es realmente un sistema curioso y extraño, el formato de imagen de casette de juegos de C64 suele ser el formato TAP (.T64) pero en este caso, es necesario reconvertirlo a formato de audio para cargar el juego como si se reprodujera una canción con el móvil. Para ello existen utilidades para realizarlo o podemos bajar el juego directamente en formato MP3 en alguna página web.

Ejemplo de modelo de Tapuino
 Parece un sistema enrevesado pero nada más lejos de la realidad. Aun así, es algo incómodo y te obliga a convertir archivos, hay muchos juegos en formato MP3 pero desde luego no está todo el catálogo del C64 convertido, mientras que en formatos de disco o cassette (.D64 y .T64) hay recopilaciones completas, por ejemplo.

- El Tapuino que está basado en arduino, de ahí su nombre, usa un emulador de cassette pero tiene un lector de tarjetas SD donde se almacenan los juegos en formato .TAP. El tapuino tiene botones y una pantalla desde donde seleccionar y cargar las imágenes de cassette.

Tapecart cerrado con juegos pregrabados
- Un Tapecart no es más que un emulador de cassette también, de los que hay dos versiones. Uno tiene juegos pregrabados, al acceder a la unidad tenemos un menú de selección donde elegir el juego que queremos ejecutar. Uno por ejemplo es el que incorpora 124 juegos en 1. Parece un cartucho multijuegos aunque no está conectado lógicamente a la entrada de cartuchos pero su aspecto externo recuerda a uno, de ahí el nombre. Es una manera de tener muchos juegos accesibles de forma rápida pero el número de juegos es limitado y no se pueden añadir más.
Teniendo en cuenta el basto catalogo de C64 seguro que faltará alguno de tu gusto en un tapecart cerrado de este tipo. Pese a ser por ejemplo 124 juegos probablemente la selección de los incluidos estén entre los más relevantes. Es evidente que será una selección limitada pero de acceso sencillo.

Tapecart SD
El otro tipo de Tapecart es el llamado Tapecart SD. En este caso, no se ejecutan archivos TAP típicos de cassette, sino archivos PRG, otro de los formatos en los que se pueden encontrar los juegos de C64.
Los archivos se graban en tarjetas microSD que posteriormente se introducen en el tapecart SD, que incorpora ya de por sí un menú para seleccionar los juegos que hemos introducido y ejecutarlos. El tamaño del aparato es realmente pequeño, y probablemente sea de las mejores opciones, no necesita cartucho Fast loader y dice ser más rápido que Tapuino y SD2IEC, pero no he podido probarlo personalmente. Anteriormente se presentó una versión un poco más grande que usaba tarjetas SD en vez de microsd. El Tapecard SD es una evolución del Tapuino, algo así como un Tapuino reconvertido para la lectura de SD/micro sd, debido a que el desarrollo partió de las ideas establecidas por éste. Inicialmente se llegó a llamar, de hecho, Tapecart SD Tapuino, aunque al final se quedó con la denominación de Tapecart SD a secas.

Emulador de disco

Cartucho acelerador, uno de los más conocidos es el
Epyx Fastload
Una de las opciones más habituales es sin duda el uso del emulador de disco, el más conocido llamado SD2IEC que incorpora un lector de tarjetas SD donde se graban en cualquier PC los juegos en archivos de formato disco (.D64). Generalmente siempre es recomendable combinarlo con un cartucho acelerador del tipo Fast Loader para aumentar la velocidad de lectura y escritura de la unidad. Esos cartuchos también aceleran por tanto este tipo emulador de dispositivos además de hacerlo con unidades de disco reales, y en el caso del de Epyx añaden un botón de reset, que no existe de entrada en un C64.

El SD2IEC puede variar su diseño externo dependiendo del encapsulado o incluso pueden ir al aire pero siempre se basan en esa premisa (lector de tarjetas SD).
Modelo de SD2IEC al aire sin encapsular y alimentación USB
Pueden estar alimentados a través del puerto de cassette lo que implica que tienen doble cable uno para el puerto serie del C64 para los datos y otro al cassette para la alimentación, aunque he visto modelos que toman la corriente del user port e incluso a través de un cable micro usb. Existe un diseño que va acoplado directamente a los conectores quedando pegado a la parte posterior del ordenador, aunque al final el concepto final es siempre el mismo.

No puedo decir que mis experiencias con esta opción hayan sido positivas porque el ordenador llegó un momento en el que dejó de reconocer la unidad, supongo por estar defectuosa (lo que implicó devolverla). Pero las veces que funcionó resultó muy útil aunque algunos juegos simplemente no cargaban. La compatibilidad del SD2IEC y el fastload es buena pero no es del 100% y te puedes encontrar alguna sorpresa.

SD2IEC con encapsulado más estético
Para hacer funcionar el SD2IEC es recomendable seguir al pie de la letra ESTAS INSTRUCCIONES, la tarjeta SD debe estar como mucho en formato FAT32 y es necesario grabar un archivo dentro que hace de menú de selección de archivos, llamado FB64. Posteriormente desde Basic es necesario escribir unas pocas instrucciones para acceder a la unidad.

Aunque la combinación del SD2IEC y el Epyx Fastload es de la soluciones más habituales, es necesario valorar todas las opciones para elegir la que mejor se adapta a nuestras necesidades y del tipo de archivos con los que queramos trabajar.

Uso de cartuchos grabables/flash

El proyecto Uniprom64 se basa en poder montar un cartucho con eproms grabables. Con un poco de maña y con programador de eproms es crear un cartucho personalizado con el contenido que se quiera resulta muy interesante, pero dado el trabajo que implica y que el cartucho es invariable (una vez grabadas y montadas las eproms resulta demasiado engorroso pretender sustituirlas cada vez) el cartucho finalizado debe considerarse inamovible en cuanto a su contenido.

La mejor opción es sin duda el Easy Flash 3, creado por Skoe, es un cartucho que tiene memoria flash en la que se pueden grabar juegos, utilidades y kernals (modificiones de la ROM que permiten nuevas instrucciones, como Jiffydos),etc.

Si hablamos de juegos, estos deben estar en formato CRT, que corresponde a las imágenes de los juegos en formato cartucho.

Easy flash 3 sin carcasa
El Easy flash 3 se conecta al PC directamente por USB cuando está conectado al C64 y encendido éste último. Es necesario bajar controladores y alguna utilidad para permitir la transferencia de archivos desde el ordenador al cartucho.

Es una solución muy buena, especialmente si aparte de juegos queremos grabar otras utilidades en el cartucho. Es por tanto más versátil, aunque si lo único que queremos es cargar juegos sin más pretensiones, quizás haya soluciones más simples y baratas.
Podemos encontrar el Easyflash 3 con o sin carcasa, quizás sea más recomendable adquirirlo con protección si la diferencia de precio compensa.













No hay comentarios: