Páginas

martes, 26 de octubre de 2010

LA DESAPARICIÓN DE LOS SALONES RECREATIVOS

La desaparición de los salones recreativos en españa resulta más compleja de lo que a priori podría parecer. La razón más cómoda que, por lo general, se suele dar es la de "la mejora de las características técnicas de las consolas mató a los arcades". Quizás, y en definitiva, esto sea completamente cierto. Pese a tratarse de una razón de peso, opino que la desaparición de los arcades en esta país es esencialmente multifactorial, y dichos factores están además interrelacionados entre sí. Una mezcla entre aspectos socioculturales, el éxito de las consolas caseras y el degradación progresiva del negocio de los arcades en si mismo.



EL ASPECTO SOCIOCULTURAL

Este aspecto es, de hecho, un factor decisivo a la hora de valorar la desaparición de los salones recreativos de corte clásico. España siempre se ha caracterizado por ser un país de pícaros. Pagar no gusta, y en los salones eso no era una excepción. Todos tenemos anécdotas relacionadas con la manera de conseguir créditos en las recreativas sin pagar.
Los salones recreativos eran, en su momento, importantes puntos de reunión social.
Debido a la mentalidad existente, cuando la gente tuvo la posibilidad de jugar en sus casas cómodamente a juegos muy parecidos a los arcades y encima, gracias a la piratería, hacerlo gratis, el componente social no pudo prevalecer por encima de estos aspectos.
En japón, por contra, pese a que los salones también han tenido sus fase de crisis, existe una cultura muy asentada del videojuego arcade y una importancia como punto de reunión social que ha podido prevalecer de manera completamente independiente a si la gente posee o no sistemas domésticos. Los japoneses aceptan los arcades como un complemento a sus videojuegos caseros, con un decisivo componente de reunión social que ha evitado su completa desaparición, aunque bien es cierto que es necesario reconocer que incluso en ciudades como Tokio se han cerrado algunos salones. Esto demuestra que hasta cierto punto la crisis del sector arcade también ha afectado a los japoneses, aunque evidentemente no con los desastrosos resultados que tuvieron en España.

Aquí no resultó posible conseguir algo ni remotamente parecido. La mentalidad japonesa es radicalmente diferente a la nuestra y el videojuego forma parte de su cultura, lo cual tampoco hace la comparación con ellos demasiado justa. Aquí la desaparición de los salones fue fulminante e imparable y poco se pudo hacer para evitarlo. Simplemente, la gente dejó de acudir a ellos, lo cual hacía que seguir con el negocio careciese de sentido. El componente social sólo fue temporal y otros factores pesaron mucho más sobre la nula continuidad de las salas arcade. La mentalidad y cultura españolas no permitieron mantenerlos ni tan siquiera como puntos de reunión.

MEJORAS DE LOS SISTEMAS DOMÉSTICOS

Es el factor considerado principal, y en cierta forma lo es. Cuando la potencia de los arcades era netamente superior a los sistemas domésticos existía un razón lógica para acudir a los salones. Se disfrutaban los videojuegos con la máxima calidad, y eso congregaba a un montón de aficionados provocando reuniones sociales inesperadas. Esto demuestra que ese componente social era básicamente la consecuencia y nunca la causa.
Con la mejora progresiva de los sistemas domésticos y la piratería dicha diferencia dejó de existir. Consolas como Megadrive o Super Nintendo empezaron a ofrecer juegos de gran calidad para el ámbito doméstico e incluso comenzaron a tener conversiones más que decentes y de gran parecido con las versiones arcade.
Quizás la primera Playstation tuvo mucho que ver, al tratarse de un sistema revolucionario con conversiones idénticas a las recreativas, juegos poligonales y un nivel de piratería realmente espectacular. Esto permitió a los usuarios acceder a juegos de una calidad nunca vista antes en el ámbito doméstico.Los salones ya no ofrecían juegos demasiado diferentes a los que se podían disfrutar en casa. Con el tiempo, la cosa empeoró aun más. Dreamcast ofrecía conversiones perfectas de Naomi, Playstation 2 ya era superior a la tecnología de muchos arcades....y así un largo etc que muchos ya conocemos. La características técnicas de los arcades, por contra, no mejoraron de la misma forma y se produjo cierto estancamiento que no le benefició, llegando hasta el punto de que las consolas y ordenadores domésticos actuales están por encima de los arcades técnicamente y de hecho, muchas placas arcade nuevas que se lanzan en Japón están basadas en tecnología PC desfasada (Taito Type X2) o en consolas de sobremesa.

LOS SALONES NO AGUANTARON EL TIPO

Cuando la gente dejó de acudir a los salones de manera progresiva los dueños de los salones se encontraron con serias dificultades económicas. Algunos obtaron por encarecer las partidas, lo cual empeoró más la situación. Dejaron de traer nuevos juegos debido a la imposibilidad de ser amortizados, hasta que la situación se volvió insostenible y fueron cerrando uno por uno de manera irremediable. Era necesario una reestructuración de los salones recreativos, nuevos juegos, nuevos enfoques. Pero esa reestructuración no llegó. Las salas arcade estaban demasiado encasilladas en un tipo de recreativas que representaban juegos considerados obsoletos. La mayoría de ellos estaban localizados en locales relativamente pequeños que no permitían grandes replanteamientos.
El abandono progresivo de los jugadores también demuestra, en parte, que la gente buscaba nuevos juegos con avidez a modo de retroalimentación. Cuando no llegaron novedades diferenciadoras respecto a lo que se jugaba a nivel doméstico, los aficionados no veían razones para acudir y el abandono fue progresivo e irrefrenable. Esto demuestra que el componente social era efímero y siempre supeditado a esa retroalimentación. Que al fin y al cabo no deja de ser necesaria. En Japón aparecen nuevos títulos cada cierto tiempo que permiten que el mundo arcade se mantenga vivo y con novedades. El componente social es importante, sin embargo, el hecho de que aparezcan nuevos juegos también permite mantener el interés de los aficionados por acudir a los salones. Gracias a la feria AOU de recreativos y revistas especializadas como "Arcadia" el interés por los arcades en el país nipón se mantiene muy vivo.

Los únicos salones que pudieron aguantar un poco en España después de esta desbandada general de jugadores fueron los basados en simuladores de conducción, disparos y similares. Es decir, aquellos que difícilmente se podían trasladar a un entorno doméstico debido a las características del mueble que albergaba el juego. Los que no pudieron adaptarse y comprar este tipo de máquinas, por otra parte muy caras, no tuvieron opción. Actualmente es básicamente el tipo de máquinas que existen en los pocos salones recreativos tipo New Park y similares que se concentran en centros comerciales. Actualmente es prácticamente imposible ver una recreativa convencional si no es para uso privado y/o rehabilitada intencionadamente para uso de juegos arcade retro.

LOS RECREATIVOS HEY DE TOKIO. EL PARAÍSO DEL ARCADE

Existe en Tokio uno de los salones recreativos actuales más impresionantes del mundo. El salón Hey (siglas de "Hirose Entertaimnent Yard") está conformado en porcentaje muy elevado por muebles tipo Taito Egret 2 y 3 colocados en filas interminables. De hecho, el Hey es un salón recreativo de Taito lo cual explica que no puedan verse otro tipo de Candy Cabinets.


Debido a que dispongo de un mueble Egret 2 y otro Egret 3 en ocasiones me da la sensación de que he podido rescatar dos de esos muebles y llevármelos a casa, como si tuviera un trocito de ese gran salón en mi habitación.
Ver todas esas recreativas juntas impresiona, especialmente entre los occidentales que ya no tenemos desde hace años nada que se le parezca remotamente.

Todo tipo de juegos arcade se agolpan en este espectacular salón, juegos clásicos y también más actuales y los últimos lanzamientos. Agrupados por géneros, cada zona se caracteriza por concentrar determinados tipos de juegos. Resulta impresionante ver, por ejemplo, la zona de shoot´em up donde vemos realmente TODOS los mejores juegos de este género: Radiant Silvergun, Ikaruga, todos los de shumps de Cave, Under Defeat, Battle Garegga, Progear y así hasta el infinito. Toda una orgía arcade que impacta y que genera, entre los aficionados, cierta envidia sana.

6 comentarios:

Ronin dijo...

Me he quedado con ganas de más, de leer más.

De todas formas, me gusta la entrada y llevaba tiempo esperando actualización.

Da gusto leerte, y aunque soy propietario de una maca de las que no te gustan, de esas con pantalla tft y un mueble mas o menos pequeño, y que alguna vez no me ha gustado lo que he leído, espero la siguiente entrada.

Saludos.

Manuel P.Almuedo dijo...

Gracias Ronin por tus comentarios. Da gusto saber que alguien te lee y valora los articulos.

Respecto a las macas pequeñas, siento que no te haya gustado algun comentario sobre ellas, pero he intentado ser objetivo y ante todo respeto a todos aquellos que se hayan decidido por comprar o hacerse una. Entiendo que no siempre es posible acceder a una maca convencional por una razón u otra y ese tipo de macas son una opción más y como decía antes perfectamente respetable.

Respecto a las actualizaciones, la verdad es que ultimamente tengo que llevar todo el peso del blog y no puedo actualizar todo lo que me gustaría. Desearía tener más colaboraciones pero por ahora es lo que hay.

Un saludo

Carlos dijo...

Ronin siempre hay ganas de leer mas, este tema (y los arcades en general) es apasionante ; )

Sobre las macas basadas en tft piensa que muchas veces en arcade lo que se persigue es la sensación mas cercana a la original. Incluso intentando emparejar el sistema arcade (cps, naomi, chihiro, triforce...) con el mueble que le es mas adecuado.


Estas macas basadas en tft introducen muchas diferencias respecto a lo que es un sistema arcade corriendo en el tipo de mueble para el que fue diseñado.

Chibimogu dijo...

Sobre el aspecto sociocultural quisiera hacer un inciso: ser propietario de un salón recreativo en España no salía a cuenta dado el nivel de incivismo que padece España. hace poco estuve en uno de los pocos salones abiertos que quedan en el país, ¿y qué me encuentro? Pantallas ralladas, asientos de los muebles dedicados desgarrados, chicles pegados... En Japón es impensable un comportamiento así. El respeto a la propiedad ajena permite al dueño del local comprar máquinas sin miedo a que no le duren.

Otro de los problemas al que nos enfrentábamos en su día era el mantenimiento de ciertas máquinas. Eso de las palancas atrancadas, pistolas con la puntería descalibrada y demás estaba a la orden del día.

Y luego hablemos de la gente que frecuentaba estos locales, muchos de ellos de un estrato social no muy alto, precisamente. Los recreativos eran lugar de encuentro social, sí, y también de trapicheo, peleas de bandas... Una antigua amiga era propietaria de unos salones, y barriendo el local llegó a encontrarse hasta jeringuillas. ¿Quién quiere hacer negocio con una clientela tan selecta?

Saludos y ánimo con el blog.

Manuel P.Almuedo dijo...

La verdad es que como bien comentas Chibimogu muchos salones recreativos eran punto de encuentra de gente indeseable. Tampoco ocurría en todos los salones, pero hay que reconocer que sí en muchos. Se creó una subcultura alrededor de ellos
no se sabe muy bien por qué.
Estoy de acuerdo también con el incivismo que padecemos, que da vergüenza ajena. En aquella época las máquinas se maltrataban mucho. Sin embargo, económicamente resultaba rentable (en su momento) cuando la máquina se volvía casi inservible había sido más que amortizada. Es evidente que en los tiempos agónicos y con la cuesta abajo del sector los dueños ni se molestaban en arreglarlas sabiendo que no resultaban ya rentables, provocando un nivel de decadencia tristísimo.
Gracias por tus comentarios.

aod dijo...

echo en falta alguna mención a nuestro viejo amigo el futbolín, con lo bien que iba para descansar la vista un rato :)

PD: descubrí el blog hace poco y me gusta mucho, no importa que no actualices demasiado, hay tanto que leer...

un saludo!