Páginas

sábado, 21 de noviembre de 2009

ECO FIGHTERS: Desconocido aunque sobradamente preparado

Todos los que leemos este blog somos nostálgicos de los maravillosos 90 en el mundo del videojuego. Esta década irrepetible estuvo protagonizada, en el mundo de los arcades, por un enfrentamiento de alto nivel entre dos compañías míticas que cada pocos meses ponían una nueva maravilla en el mercado para nuestro disfrute. Capcom y SNK protagonizaron esta batalla, sobre todo en el género de la lucha “vs” y de los shooters de naves, tanto de Scroll horizontal como vertical. Estas compañías nos han dejado una gran cantidad de juegos de los que algunos no nos cansaremos en nuestra vida, pero también una pléyade de secundarios menos conocidos pero que igualmente merecen nuestra admiración y un ratito en nuestros ratos de retro-juego. Este es el primero de los posts en este blog en los que intentaremos sacar de su mayor o menor olvido a grandes arcades noventeros.
Cuando pensamos en los shooters clásicos de esta época todos recordamos títulos como las sagas “Gradius”, espectacularmente revitalizada con su quinta entrega en tiempos recientes), “R-Type” (con sus no menos espectaculares prolongaciones en la bestia negra de SNK, Pulstar y el apabullante Blazing Star) o multitud de títulos individuales de otras compañías (Taito, Toaplan o posteriormente Atlus/Cave con juegazos tan representativos como “Dodonpachi”). En cambio, casi nadie sitúa como clásico ineludible a un pequeño título de Capcom editado en 1993 para su entonces reciente placa CPS-2: Eco Fighters.
Es posible que el poco reconocimiento de este título se deba a su coincidencia en el tiempo con toda la fiebre “Street Fighter II” y sus secuelas y los correspondientes rivales de SNK, pero ahora con la perspectiva que tenemos es justo subir esta pequeña joya a los altares de los shoot em ups clásicos.
El aspecto gráfico del juego es el típico Capcom de los 90, pero con un altísimo nivel de calidad en detalles tanto en los fondos como en los sprites de las naves protagonistas y enemigas, contando con una ambientación bastante trabajada y referencias a la ecología: El mundo está en peligro por la polución, pero nosotros lo vamos a liberar a bordo de nuestras dos pequeñas navecillas de llamativos colores liquidando miles de simpaticones enemigos, porque el diseño de éstos es bastante desenfadado en comparación a lo que suele ser habitual en el género. En cualquier caso el nivel de calidad gráfica en general es bastante alto, creo que incluso superior al de títulos posteriores.
Todas las sagas que hemos mencionado son grandes por tener características distintivas que los hacen únicos. “Gradius” con su complejo sistema de power ups, R-type y sus imitadores con su sistema de armamento basado en la célebre esfera “Force” y los juegos de Cave con su brutal acumulación de enemigos y disparos en pantalla. “Eco Fighters” es también un título único en el género por su sistema de juego. Controlamos el movimiento de nuestra nave como en todo Shooter que se precie, pero el armamento se controla con tres botones. Con uno disparamos y con el otro movemos a un lado o a otro un brazo mecánico que gira a nuestro alrededor y que puede portar una variedad de armas que a su vez pueden subir de nivel si vamos recogiendo diamantes que aparecen en pantalla al destruir enemigos. El diseño de niveles hace que cambiar de arma sea vital puesto que algunas se adaptan mejor que otras a determinadas partes del mapeado, con lo cual constantemente estaremos probando el cambio de arma. El sistema de control del armamento con este brazo rotatorio es lo que hace único a este juego, y curiosamente es un elemento que no hemos visto después en ningún Shooter (corregidme si me equivoco). Por supuesto podemos cargar el arma para disparar el clásico disparo potentísimo, pero también cuando lo tenemos cargado podemos usarlo como si fuera una especie de “Force” de R-type para aniquilar enemigos pequeños por simple contacto. Esto es lo que en mi opinión lo convierte en una especie de “remix” de otras sagas con una jugabilidad propia y original y resultados totalmente satisfactorios.
El hecho de que este título no tuvo apenas trascendencia en su época está sobradamente demostrado si pensamos que no hubo port de esta maravilla a ninguna de las consolas del momento, cuando prácticamente todos los juegos de recreativas Capcom de la época aparecieron en Snes o Megadrive. Posiblemente este juego hubiera sido portable a la Snes, pero en Capcom no tuvieron a bien hacerlo por los motivos que fueran (aunque suponemos que porque el título no tuvo un éxito rotundo en las recreativas).
Afortunadamente en la actualidad tenemos suficientes posibilidades para jugar con él. Recientemente ha sido publicado como parte de la colección “Capcom Arcade Classics” para Xbox 1 y Ps2, así como en la correspondiente para Psp, y por supuesto tenemos la emulación perfecta en el Mame y en todos los emuladores de Cps-2. Los que no lo conozcáis, probadlo, y los que apenas lo jugasteis unos minutos en los 90 o en los emuladores y lo considerasteis uno más, echadle otro vistazo con más tiempo y atención, porque las merece. Espero que lo disfruten como yo hago de vez en cuando a pesar de que ya es un venerable abuelete.

2 comentarios:

macrogmittrei dijo...

Pues la verdad es que como dices en el artículo, es uno de esos títulos que siempre he tenido un poco apartado. En mi caso, el control giratorio me parecía un poco incómodo, pero también es cierto que no es excusa para perderselo sin darle una oportunidad, porque además el juego huele a Capcom por todas partes y solo por eso lo merece.

Manuel P.Almuedo dijo...

Yo lo he probado varias veces usando MAME y al igual que macrogmittrei el brazo no me ha acabado de convencer, acostumbrarse a su funcionamiento no resulta sencillo y a veces pierde uno la paciencia. Hay que dedicarle tiempo.
Eso sí, graficamente el juego es precioso y su estilo recuerda a otros títulos de CAPCOM.