Páginas

viernes, 8 de junio de 2018

MIS COQUETEOS CON ALGUNOS BEAT´EM UP MODERNOS PARTE 1

Al igual que otros géneros que han podido resurgir gracias a los indies o desarrollos independientes, como los plataformas, run and guns o shoot´em ups, los juegos del género "beat´em ups" o "brawlers" o que aquí llamamos "yo contra el barrio" o "juegos de lucha por la calle" también han tenido un nuevo resurgimiento. Quizás les ha costado un poco más que otros géneros en comparación, pero está claro que la escena indie (y no tan indie) da para mucho y han salido un montón de juegos entre los que elegir, entre los que hay juegos muy buenos, espectaculares y no tan buenos.


Es evidente que juegos como Final Fight o Street of Rage son irrepetibles, y sinceramente creo que muchos títulos más recientes no llegan a la excelencia de éstos y otros clásicos del género. De hecho, se llegó a tal punto de calidad en su momento que es complicado ver actualmente algo a la altura.  Pero menos da una piedra, y si queremos que el género no muera debemos tener los brazos abiertos para recibir los nuevos desarrollos, aunque nos puedan gustar más o menos. Es mejor recibir algo que no recibir nada. Al fin y al cabo siempre estamos a tiempo de volver a MAME y jugar a los clásicos en el peor de los casos.

Es imposible abordar todos los juegos así que lógicamente me voy a centrar en aquellos que he podido probar (que son unos pocos), ya que parece evidente que no puedo comprar todos los beat´em ups que salen. Primero por el coste (aunque no suelen ser caros si compras muchos la cosa se acaba disparando) y porque, quieras o no, no todos van a casar con tus gustos y te puedes llevar chascos....aunque al menos si está en steam y lo adquieres por esta vía estas a tiempo de solicitar un reembolso si los pruebas y no te convencen. Quizás sea precisamente ahí, en Steam, donde muchos de ellos tienen mejores precios y, junto con las ofertas puntuales, comprar algunos títulos muy por debajo del precio original, incluso por debajo de 1 euro. En algunos casos el PC es la única plataforma donde se puede encontrar el juego en cuestión.

He podido comprobar que en este género hay actualmente tres maneras de presentarlos en su estilo gráfico. Muchos de los títulos se basan en la estética "flash" porque recuerdan a las animaciones creadas con este programa y  en los que se pueden observar cómo las diferentes partes de los personajes y enemigos (cabeza, extremidades, torso) se mueven de forma independiente y un tanto "robótica". Es un un estilo fácilmente indentificable muy utilizado también en juegos android e Ios (por eso algunos recuerdan a juegos de móvil si pecan de sencillos) y muy usado en muchos juegos no sólo de este género. A veces parece que se abuse de ello. Está claro que es una técnica que facilita las cosas en el desarrollo. A partir de aquí son los programadores los que deben acabar de convertir el juego en algo que merezca la pena de verdad o sólo "pasable" y poco más. Este estilo lo podemos ver en juegos como "Rampage knights", "Wulverblade", "Not dying today" o "Bloody zombies" por mencionar algunos ejemplos.

Lógicamente, la técnica 2D clásica de sprites a la vieja usanza sigue presenta en desarrollos nuevos siendo probablemente la más fiel a los clásicos.  Algunos ejemplos son los de Bud Spencer y Terence Hill, Mother Russia Bleeds o Fight´n Rage.

También se están comenzando a utilizar gráficos prerrenderizados a través de modelos 3D para dar cierto realismo y espectacularidad. Eso no significa que aunque visualmente sean muy llamativos puedan fallar en otros aspectos tan importantes como la jugabilidad, que en este tipo de juegos es clave. Los máximos exponentes de este estilo son actualmente Raging Justice y The Takeover.

Uno de los problemas que arrastran los beat´em ups y más importante es que pueden hacerse repetitivos. La fórmula del Beat´em up es la que es, por lo que si el título va a "palo seco" en cuanto a mecánicas puede hacerse pesado y aburrido con el paso del tiempo. Quizás por esta razón algunos juegos han introducido novedades para intentar suavizar esta limitación y que inciten a jugarlos y rejugarlos. Otro aspecto importante es que todos estos juegos son más divertidos de jugar en cooperativo, la experiencia puede cambiar radicalmente por lo que es importante tener esto en cuenta a la hora de adquirirlos.


RAMPAGE KNIGHTS

Rampage Knight lo adquirí en Steam a finales de 2016 pero sigue siendo un juego adictivo que engancha de forma considerable. Le dediqué 23 horas, lo cual teniendo en cuenta el tipo de juego creo que es un importante logro. Y sigue siendo muy rejugable. El juego gráficamente es sencillo y usa una estética tipo "flash" de las que he mencionado anteriormente pero es bastante irrelevante en este caso.


Ramapage Knights es un beat´em up con armas blancas (espadas, mazos,etc) con un toque medieval que intenta aportar novedades al desarrollo para que no se centre única y exclusivamente en repartir mamporros y ya está. Para ello se introducen algunas leves pinceladas de componentes RPG.

En el juego es posible cargar con 4 tipos de objetos. Por un lado pócimas de diferentes efectos, armas arrojadizas de uso limitado, "pergaminos" con diferentes efectos concretos y para terminar una arma mágica especial que al ser usada gasta barra de "maná" y no puede ser reutilizada hasta que se recargue dicha barra. Estos ítems se seleccionan con la cruceta. Durante el juego recibiremos otros ítems como comida para recuperar vitalidad y vestimenta de todo tipo que otorga diferentes mejoras. También podemos comprar ítems en las tiendas que pueden aparecer durante el juego con el dinero que vamos consiguiendo al abrir cofres.

Es posible cambiar nuestra arma durante el juego por otras más potentes si nos aparecen en la partida. El juego nos dice si la nueva arma es mejor o peor que la actual mediante un número que nos muestra el daño que causa, pero por contra puede ser un arma más lenta o más corta. En todo momento se nos presenta, mediante números el "daño" causado a los enemigos en cada ataque y su efecto en su barra de vitalidad, incluyendo los "golpes críticos" que lógicamente producen más daño y que son aleatorios.
Otro aspecto que comparte con los RPG son las clases, que podemos ir desbloqueando. Cada clase (pirata, bárbaro, asesino, mago,etc) tiene sus propias stats en forma de diferentes características en cuanto a vitalidad, fuerza, velocidad y habilidades particulares. A su vez se pueden personalizar con diferente cabezas y ponerle diferentes sombreros que podemos ir desbloqueando.

El juego presenta un componente aleatorio en la las diferentes fases, veremos que a medida que jugamos diferentes partidas no aparecen las mismas zonas ni tampoco los mismos enemigos, cofres, ni pócimas, etc. El juego tiene "precalculadas" una serie de salas que va interconectando de manera aleatoria junto con la aparición también aleatoria de los enemigos e ítems, por lo que se podría considerar que tiene también ciertos componentes de Roguelike.

El juego es sencillo en cuanto a control y no está centrado en la realización de combos ni nada por el estilo a diferencia de otros brawlers. Un botón para atacar, otro para saltar, para coger items y otro para usarlos. Podemos lanzar un ataque cargado potente si mantenemos pulsado el botón de ataque. Tenemos un movimiento para rodar a modo de evasión.... y se acabó, a partir de aquí es una mezcla de habilidad y algo de suerte con los ítems y enemigos que vayan apareciendo.

Es posible rematar a los enemigos en el suelo si conseguimos hacerlos caer (por lo general gracias al uso del ataque cargado) lo que permite hacerles mucho daño y eliminarlos directamente incluso para quitárnoslos rápido de encima (muy importante si jugamos solos). El ataque cargado también es indispensable para romper la cobertura de los enemigos, no nos resultará posible romper el escudo que llevan algunos de ellos si no es con este ataque. También es un movimiento clave para los enemigos de gran tamaño ya que a parte del daño que les causa los "atonta" o hace retroceder permitiendo ser vulnerables temporalmente. Incluso hacerlos caer por fosos (donde nosotros, por cierto, podemos caer o nos pueden hacer caer también, lo que nos hace morir directamente).

Es posible coger a los enemigos y lanzarlos, aunque esto es algo poco controlable y que por lo general ocurre cuando no paramos de atacar.
Por supuesto no pueden faltar "final bosses" en algunos puntos del juego.

Aunque he conseguido completar la historia en modo normal, es necesario comentar que jugar sólo lo vuelve un juego bastante duro, sobretodo cuando se juntan muchos enemigos en pantalla, es fácil recibir una buena tunda y morir rápidamente porque además los enemigos causan bastante daño si nos impactan. Está más pensado para ser jugado de forma cooperativa, pero en el modo individual sigue siendo divertido y desafiante, muy recomendable. Además el hecho de haya muchos ítems diferentes y que haya aleatoriedad hace que las partidas  no sean siempre iguales lo cual resulta muy adictivo.

NOT DYING TODAY

Comprado por 0,99 euros quizás merezca la pena, pero "Not Dying Today" es el ejemplo perfecto de beat´em up sencillo en cuanto a concepción que puede hacerse repetitivo fácilmente...si no fuera por introducir alguna novedad que te logre enganchar.

Matar zombies está de moda desde hace mucho, y este beat ´em up se centra en ello como parte de su encanto. Gráficamente es resultón,  un juego tipo flash bastante apañado pero un tanto simple. Tiene momento inspirados con jefes finales bastante trabajados y originales. Así nos puede hacer gracia para un rato si lo conseguimos a precio reducido y podemos echarnos unas risas a modo cooperativo.

La principal gracia del juego y uno de los aspectos en los que se centra es la gran cantidad de armas blancas, armas de fuego y arrojadizas disponibles que vamos desbloqueando y que pueden ser mejoradas con el dinero que se obtiene al jugar. PERO no se pueden llevar todas encimas, hay que elegir sólo una de cada a la hora de jugar, y opcionalmente 1 o 2 armas arrojadizas tipo granadas, cocketeles molotov,etc

Para darle un punto de adicción al título que motive jugar, el juego introduce algunos elementos RPG sencillos. Todas las armas tienes sus propias características en cuanto a daño normal y crítico, y pueden ser mejoradas.. Además a medida que vamos avanzando y subimos de nivel, se nos proporcionan puntos de experiencia que podemos gastar en mejorar al propio personaje en cuanto a su vitalidad, daño, agilidad y suerte.

El dinero y la experiencia que se consiguen no se pierden al morir, por lo que si se nos atraganta una fase, simplemente repitiendo y consiguiendo más experiencia y dinero podemos acabar adquiriendo las mejoras que nos hagan un poco más fáciles las cosas para poder superarlo. El mayor reto quizás son los jefes finales, aunque como todo bastará con aprender los patrones de ataque de éstos y cuándo podemos dañarles.

El principal problema del juego es lo sosa que es la jugabilidad debido a que es excesivamente básica. Tenemos un botón para atacar con el arma blanca y otro para disparar el arma de fuego. Los otros dos botones de acción se utilizan para lanzar las armas arrojadizas  y activar algún item especial que hayamos adquirido.
Un botón más se utiliza para activar el modo berserker, en el que tras llenar la barra correspondiente nos convertiremos en una versión monstruosa del personaje con el que podemos realizar un daño considerable y ser temporalmente invencibles.

Hasta aquí llega el tema, el resto se basa en ir avanzando niveles. Quizás esa sencillez lo hace más accesible pero se hubiera agradecido algo más de variedad en los ataques con el arma principal al menos, sólo existe un movimiento con ella por lo que no paras de usar ese botón hasta la saciedad hasta que en momentos puntuales te da por lanzar alguna granada o disparar el arma de fuego, y después vuelta a empezar.

La sencillez del título también llega al único personaje seleccionable en el que lo que cambia es la vestimenta que lleva. Los otros jugadores (hasta 4 simultáneos) se diferencian unos de otros por esos trajes. Parece que habían pensado en otros personajes al ver la portada del juego pero al final sólo uno de ellos aparece como seleccionable por el jugador (a menos que sean desbloqueables en algún momento, algo que por ahora no he podido comprobar).

Si se coge el juego sin muchas pretensiones puede llegar a gustar, en caso de que busques algo un poco más elaborado, con combos de golpes y ese tipo de cosas, desde luego este no es tu juego. Jugando solo puede ser bastante soso pero, como ocurre con todos los títulos del género, 4 jugadores a la vez por ejemplo es otro cantar.

FIGHT´N RAGE

Programado por una sola persona, Sebastián García, y con Santiago Varela a cargo de la música, Fight´n Rage es un juego que sólo ha parecido en PC y que merece lanzarse y darse a conocer en otras plataformas. Esperemos que ello sea posible porque se lo merece, aunque ya lleva tiempo en steam y no hay noticias sobre ello.

Fight´n rage es el HOMENAJE con mayúsculas a los juegos arcade de este género de los 90. Y ello se puede ver en detalles como no sólo ser un juego en 2D,  sino en aspectos como la posibilidad de dar a los gráficos una estética como si se tratara de un televisor de tubo y aplicar scanlines. En caso contrario se nos verá muy pixelado, aunque si no nos importa también se puede jugar así.  Eso sí, se ve a pantalla completa 16:9 y no 4:3  El juego incluso imita al arrancar a las placas CSP1 o CSP2 de entonces.
El juego es una delicia tanto desde el punto de vista técnico, sonoro como de jugabilidad. Usando un arcade stick es como volver a jugar un nuevo juego arcade de aquella época.

El juego usa una estética muy simpática estilo "super deformed". Tenemos tres personajes seleccionables cada uno con sus propias ataques y características y pueden jugar tres personas simultáneamente en cooperativo local, lo cual es muy interesante.

Lo más llamativo del título a parte de su apartado técnico es su jugabilidad. La respuesta a los mandos es una delicia y existe la posibilidad de realizar algún que otro combo de ataque muy interesante. Se agradece que el juego no sea excesivamente simple en este sentido. Además existe la posibilidad de realizar encandenamiento de golpes o "hits".

El juego es frenético y bastante exigente, no se puede considerar fácil sobretodo si jugamos solos.
Para potenciar la rejugabilidad cada vez que terminas una partida se te dan monedas con las que puedes comprar  modos de juego, trajes alternativos, consejos, etc.

 El juego pese a la posibilidad de hacer combos y demás adolece del mal endémico de estos juegos especialmente si son fieles a los cánones clásicos: pueden hacerse extremadamente pesados y repetitivos en partidas largas. Y Fight ´n rage no es un juego demasiado corto, por lo que hay que eliminar centenares de enemigos antes de llegar al final (incluso con varios jefes en pantalla a la vez en las fases finales a modo de boss rush) por lo que puedes acabar literalmente con las manos machacadas.

Además de ser un juego bastante largo para el género, hay algún que otro camino alternativo con otras fases diferentes.

Probablemente sea uno de los mejores (si no el mejor) exponente del género actualmente dentro de su estilo visual retro como además uno de los más fieles a los clásicos arcade.

Dado que no abundan desarrollos de semejante calidad a todos los niveles dentro de este género es una pena que tal y como decía antes y al menos por ahora, el juego no llegue a más plataformas.

RAGING JUSTICE

Probablemente el mayor chasco reciente dentro del género. Tenía muchas esperanzas puestas en este juego, pero ha quedado en algo poco más que aceptable y en general súmamente decepcionante. Se agradece el lanzamiento de un juego así que coja la fórmula original y la traiga a estos días, pera la imperante necesidad de aportar algo nuevo o diferenciador ha acabado arruinando el título. El juego mantienen los cánones clásicos en cuanto a desarrollo, pero ha intentado por una parte dotar al título de un aspecto gráfico más supuestamente adecuado a estos tiempos (algo que era en realidad innecesario, y si no que no se lo digan a Fight´' n Rage) y por otra parte la introducción de un sistema de arrestos mediante los que se esposa a los enemigos y se les hace desaparecer en vez de eliminarlos que ha resultado un tanto fallido.

Aunque gráficamente es vistoso por el uso de modelos 3D, al final el aspecto del juego me parece extraño y antinatural. Los movimientos se notan algo pesados y toscos y la detección de impactos muy discutible. En este caso creo que se le ha dado más importancia al aspecto estético que a la jugabilidad algo que es un craso error en un género como éste. Al final ha fracasado en ambos sentidos: su aspecto gráfico puede causar rechazo por mucho realismo que se haya intentado conseguir, y su jugabilidad dista mucho de la de los juegos de antaño a los que intenta apelar, porque se siente poco ágil y rápida.

El juego intenta ser un Final Fight moderno, pero en la práctica ha quedado tan lejos en todos los sentidos que puede resultar sonrojante.

El juego es absurdamente difícil en parte por la incomodidad del control y la torpeza a la hora de realizar algunos movimientos. Se crean situaciones injustas donde eres literalmente machacado sin poder hacer demasiado al respecto. Parece que no tengas total control de la situación y que recibas mamporros casi sin poder evitarlo.

El mismo botón que sirve para agarrar se usa también para esposar a los enemigos que quieres detener y para coger armas y objetos del suelo, por lo que generalmente nunca haces lo que realmente quieres hacer: cuando quieres coger un arma en realidad coges un enemigo y vicervera, cuando quieres esposar, coges sin querer a un enemigo cercano o un arma...y esto empeora mucho a medida que aparecen más enemigos a la vez en pantalla.

Creo que lo de esposar y detener enemigos sobraba, o al menos no debería usarse el mismo botón que para otras acciones. Tampoco entiendo en absoluto que para agarrar a un enemigo haya que pulsar un botón, cuando en otros juegos y en el mismísimo Final Fight bastaba con tocarlos y el personaje los agarraba automáticamente y a partir de aquí decidías si querías golpearlo,  lanzarlo o ambas cosas. Aquí no, primero tienes que cogerlo con el botón (lo cual puede realizar otra acción sin querer) y después realizar la acción siguiente. Acostumbrado al agarre sencillo de Final Fight ésto me resulta un incordio.

El juego peca además de ser soso en general con un desarrollo bastante plano que no motiva a jugar demasiado. Los personajes tienen muy poco carisma y no han sido creados con demasiado acierto, aunque esto es una opinión muy personal.

Creo que hay juegos sobradamente mejores en el mercado como para dedicarle tiempo a éste. En mi opinión sólo merece la pena probarlo cuando esté a precio muy asequible, en caso contrario creo que existen opciones mejores.

No hay comentarios: