Páginas

viernes, 8 de abril de 2011

FINAL FIGHT

Hace más de 1 año que adquirí una placa original CPS1 de Final Fight. Y hasta ahora no me había animado a escribir sobre este juego...¿qué se puede decir de Final Fight que no se haya dicho ya? más bien poca cosa, sin embargo merece que le dediquemos unas lineas y repasemos algunas cositas.

Para mi es un juego con un significado especial y lo recuerdo con cariño por ser uno de los títulos que más jugué durante la época de las recreativas tanto sólo como en compañía. Y es importante resaltar lo de en compañía porque realmente es un juego que se disfruta mucho más con dos jugadores simultáneos. Como bien decía Adonías en su artículo, es algo que se echa de menos en un panorama del videojuego actual donde el multijador se realiza en su inmensa mayoría por internet y sin ver la cara del rival o del compañero de fatigas. No estoy diciendo que ello deba ser necesariamente peor, pero desde luego le quita algo de encanto al asunto. Se podría decir que existe una cierta analogía con los juegos que se pueden jugar localmente en la consola con más de un jugador: es, por descontando, más divertido jugar a un juego de lucha con amigos en casa que hacerlo por internet. Por motivos que creo más que obvios.


Final Fight fue lanzado por Capcom en 1989 para el sistema CPS y como ya hemos comentado en otros artículos, cuando hablamos de otros juegos como Three Wonders o la saga Pang que también están basados en CPS, esta placa arcade adolece de una batería suicida que afortunadamente ha sido retirada en este caso.

Es curioso saber que Final Fight estaba planteado y de hecho se estaba promocionando como una secuela de Street Fighter. De hecho, se llegó a llamar "Street Figther 89" ¿Como es posible que Capcom pretediera vender un juego de un género diferente y con una estética diferente como una secuela de un juego de lucha 1 contra 1? no sabemos qué pasaría por la cabeza de Capcom, pero afortunadamente se dieron cuenta del error que estaban cometiendo y convertieron a Final Fight en un juego independiente sin relación con Street Figther para dejar paso a la secuela oficial y lógica: Street Figther 2. Menos mal. Lo curioso del caso es que fueron precisamente los que operaban con máquinas recreativas (dueños de salones, distribuidores, etc) los que advirtieron a Capcom de que aquello no tenía lógica alguna.

Realmente Final Fight no planteaba nada nuevo en el género del "yo contra el barrio" que es como a muchos nos gusta llamarlo, ya que otros títulos anteriores ya usaban esa fórmula. De hecho, en la época que fue lanzado se produjo cierto auge del género, por lo que el número de títulos basados en la misma fórmula es alto. Sin embargo lo que llamaba la atención de Final Fight era quizás la manera de plasmarlo en la pantalla gracias a las bondades de la placa CPS, que era un portento con la colorimetría y el número de sprites simultáneos, entre otros aspectos.

Recuerdo perfectamente que lo primero que me impresionó de este juego era el espectacular apartado gráfico, que aun hoy en dia es más que resultón. Los personajes en general tienen un tamaño especialmente grande y definido, y resultaba sorprendente además que pudieramos manejarlos con suma facilidad gracias a unos controles muy sencillos. Haggar, por ejemplo, presenta un sprite enorme y resultaba impactante ver las llaves que podía hacer a los enemigos, o como Cody o Guy golpeaban súmamente rápido si apretábamos igual de rápido el botón correspondiente, encadenando una serie de golpes con los cuales podíamos dañar a varios enemigos.
También es destacable la facilidad para cogerlos y lanzarlos o, por el contrario, una vez agarrados golpearlos de una manera especial (lo cual provoca un daño especialmente alto).
También es necesario recordar la importancia del uso de las armas blancas, como las espadas samurai, los tubos metálicos o los cuchillos....entre otros. Y como no, el famoso golpe especial al pulsar simultáneamente los dos botones, lo cual nos libraba temporalmente del stress que supone tener tantos enemigos encima, aunque a costa de disminuir nuestra barra de vitalidad.

A partir de ahí el juego se basa en ir atravesando múltiples escenarios con el correspondiente jefe de final de fase. No podemos olvidarnos, por supuesto, de la famosísima fase de bonus de destrozar un coche a mamporros que fue recuperada recientemente en Super Street Figher 4 y que también apareció en Street Fighter 2. También existía una fase de romper cristales aunque se recuerda más discretamente.

Codi y Guy son quizás relativamente parecidos en cuanto a control, siendo Haggar el que aporta quizás algo más de espectacularidad por las llaves que puede realizar, aunque a costa de un desplazamiento algo más torpe. La verdad es que los personajes resultan muy carismáticos y ello propició que aparecieran posteriormente en otros juegos de Capcom.

Todos estos aspectos convirtieron a Final Fight en uno de los referentes más importantes del género del cual han bebido múltiples juegos posteriores, incluso algunos actuales lanzados para las plataformas de descarga. Todo un icono dentro del mundo de los videojuegos, y especialmente dentro de los arcades.

Jugar a Final Fight resulta sencillo. La versión arcade está emulada hace eones en MAME, pero para los que no usan emuladores, se lanzó para Xbox Live Arcade junto a Magic Sword (el llamado "Final Fight Double Impact). Una combinación algo rara. Siempre estaré en contra de hacer pagar por versiones "a pelo" de los juegos arcade sin grandes mejoras y eso incluye los filtros para maquillar o disimular la baja resolución. Desde luego es la última opción a la que recurriría para jugar un juego arcade. Pero es una opción para los que usan la consola para todo y les apetece rememorar las partidas al Final Fight, ya que lógicamente se permiten los consabidos dos jugadores simultáneos, al menos y como mínimo, en modo local.

Jugar de forma genuina es más complicado, es necesario el consabido Supergun o mueble de recretiva Jamma y la placa original. Encontrar la placa puede no resultar tan complicado como podría parecer, pero cada vez es más difícil y se pagan más por ellas. Raramente la placa original completa baje de, como mínimo, 100 euros. Y eso siendo muy optimistas.

Las conversiones para sistemas domésticos de Final Fight fueron algo polémicas. Una de las versiones más fieles fue para Super Nintendo, sin embargo fue recortada de una manera un tanto drástica. Se eliminó una fase del juego (la planta química) y se censuró a Roxy y Poison eliminándolas del juego en su versión europea y americana debido a que iban ligeritas de ropa. Hubo además otras censuras absurdas como la eliminación de la sangre o incluso el uso de ciertas palabras... Pero lo más sangrante fue, por una parte, la eliminación del modo de dos jugadores simultáneos que es precisamente una de las gracias del título, y por otra parte la eliminación de Guy como personaje seleccionable. Todo esto convirtió a esta versión en algo muy descafeinado pese a lo logrado del apartado gráfico. La eliminación de Guy medio obligó a Capcom a lanzar posteriormente una nueva versión llamada "Final Fight Guy" donde se sustituye Cody por Guy y se implementan otros cambios. Evidentemente se deduce que todo esto fue consecuencia de las limitaciones de la consola, y en concreto, de la capacidad de los cartuchos.

La versión para Mega CD no tendría todos estos recortes y además presentaba un apartado sonoro mejorado acorde con las ventajas del CD. Era, con diferencia, la mejor versión casera y uno de los mejores juegos de Mega CD. El problema era la inaccesibilidad, ya que no todo el mundo se podía permitir tener una Mega Drive y además un Mega CD mientras que por contra, la Super Nes estaba muy extendida.

Con Final Fight pasó como en otras sagas en las que el primer título apareció para arcades y posteriormente las secuelas se trasladaron a sistemas domésticos aprovechando e intentando exprimir la fama del juego original

Un caso especial es quizás "Final Fight Revenge" que no se puede considerar una secuela arcade del original, ya que se trata de un juego de lucha 1 contra 1 lanzado para Sega ST-V que poco tiene que ver con el desarrollo de Final Fight pese a que aparecen personajes de la primera entrega. Una decisión desafortunada desde mi punto de vista y un tanto irónica si tenemos en cuenta lo comentado anteriormente de que se pretendía vender Final Fight como una secuela de Street Fighter. Capcom pareció que quisiera con este "Final Fight Revenge" hacer el tipo de juego que se quedó en el tintero. Sin embargo no es un juego especialmente destacable, de hecho es un juego de lucha poligonal estéticamente mediocre y de controles toscos.

Las dos secuelas destacables, Final Fight 2 y 3 que se inspiran en el desarrollo del original y que tienen bastante calidad fueron lanzadas en exclusiva para Super Nes, en 1993 y 1995 respectivamente.
Existe una versión moderna llamada "Final Fight Streetwise" basada en las premisas del original pero en entornos 3D poligonales. La idea no es del todo mala, sin embargo, se aleja ya demasiado del desarrollo arcade clásico.

4 comentarios:

Chibimogu dijo...

Curiosamente ha sido hace poco que me he decantado por comprar las versiones "capadas" de estos juegos para la Super Famicon, con la notable excepción del tercero, que se vende a un precio prohibitivo.

Capcom parece que sí que tiene en su expediente un juego que desvirtuó el nombre de Street Fighter, el juego de acción de NES SF 2010, pero en ese momento creo que la imagen de la serie como VS fighting no estaba tan arraigada.

Del Revenge solo puedo decir que los personajes se mueven tan lentamente que parece que lo hagan en bullet time, el título es solo atractivo desde el putno de vista del coleccionismo, jugable y gráficamente es un bodrio.

Otra cosa que me gustaría comentar es que antes que descargar el juego de Xbox Live, apostaría por el recopilatorio de PS2 que lo incluye, el Capcom Classics Collection, el precio es mucho más competitivo y al ser un DVD es mucho más manejable y permite ahorrarnos los engorrosos trasteos de perfil en otras consolas 360 para redescargar juegos comprados en el Live, por no mencionar que una copia física viste más que una virtual en toda colección (siempre a mi juicio, claro).

Gran entrada, saludos.

David dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
David dijo...

Los juegos de lucha 1Vs 1 han vuelto con SF4 y Blaz Blue, que habían pasado de moda a finales de la década de 1990, ahora más vistosos con la HD, todavía se hacen algunos shooters, algunos de plataformas y algunos Runs&Guns como Metal Slug y Hard Corp Uprising.

Pero ¿que ha pasado con los beat em up los juegos de yo contra el barrio, de tipo Final Fight, Captain Comando, Cadillac&Dinosaurs o Dungeons&Dragons? ¿Por que ya no se hacen nuevos en japón?

David dijo...

En otro espacio, me comentan que los beat'em up antiguos, como el double dragon, también son en 3D, y que los géneros en 3D que triunfan era porque ya en los tiempos del 2D su jugabilidad intentaba acercarse al 3D. Pero ¿realmente esto es así?

En la misma línea que el Final Fight Street Wise de Capcom, Street Of Rage 4, la secuela de jugabilidad 3D del beat em up, que SEGA estaba desarrollando para su consola Saturn, quedó en un proyecto a medio hacer, que nunca llegó a salir. ¿Quizás fuese por que también como el de Capcom se alejaba ya demasiado del desarrollo arcade clásico. ?

¿Los Hatch'n Slash, es una evolución de los beat em ups o son géneros arcades diferentes?

saludos.